A la hora de solicitar un crédito rápido, uno de los requisitos y una de las comprobaciones que realiza la entidad que nos ofrecerá el dinero es nuestra situación económica y laboral. Como es normal, ellos deben asegurarse que el crédito será devuelto en el tiempo pactado. Lamentablemente, ocurren ocasiones en que, pese a no tener trabajo en un momento dado o estar pasando una mala situación es justamente eso, una situación temporal que cambiará en poco tiempo.

Asimismo, y en la misma línea, antiguamente las entidades financieras exigían unas garantías personales conocidas como avales, es decir, que alguien más firmara el crédito para poder reclamarle la deuda a él en caso de impago. La crisis financiera mundial vivida desde el año 2007 ha llevado a la pérdida de credibilidad de este instrumento —el aval— como una garantía de pago, por lo que se han buscado otras alternativas. Te indicamos aquellas entidades financieras que no requieren una nómina ni aval para acceder a financiación:

QuéBueno
QuéBueno

50  -  900 €

Importe

1  -  39 días

Vencimiento

2.424,60 %

Máx. TAE

¿Aceptan ASNEF? ✔

Máx. TAE: 2.424%

Vivus
Vivus

50 - 1.000 €

Importe

7  -  30 días

Vencimiento

1.915 %

Máx. TAE

¿Aceptan ASNEF? ✘

Máx. TAE: 1.915%

Solcredito
Solcredito

50  -  800 €

Importe

5  -  30 días

Vencimiento

1.009,48 %

Máx. TAE

¿Aceptan ASNEF? ✔

Máx. TAE: 1.009%

Credy
Credy

50  -  750 €

Importe

1  -  30 días

Vencimiento

203,72 %

Máx. TAE

¿Aceptan ASNEF? ✔

Máx. TAE: 203%

Dinero24
Dinero24

50  -  800 €

Importe

61 - 182 días

Vencimiento

382 %

Máx. TAE

¿Aceptan ASNEF? ✘

Máx. TAE: 382%

Gracias a los créditos rápidos sin nómina ni aval, independientemente de si recibes ingresos mensuales (ya sean del trabajo, una prestación contributiva o una pensión), nos facilitarán el dinero. En el mismo sentido, también nos ahorra el mal trago de pedirle a un familiar la no cómoda tarea de avalarnos, pues nunca sabemos qué puede pasar y hemos de poder ser nosotros mismos los que asumamos el riesgo. Además, no siempre dispondremos de un familiar o amigo que pueda prestar su consentimiento para figurar como aval.

Lógicamente, la cantidad que se nos ofrece en este tipo de créditos es mucho más reducida que si podemos acreditar una percepción mensual de ingresos. Aun así, son una buena forma de solventar un imprevisto​ o una urgencia, disponiendo del dinero de una forma rápida y sencilla. Como siempre te aconsejamos, sé prudente a la hora de pedir un crédito y asegúrate de que, conforme a tu planificación financiera, podrás devolverlo en los términos indicados por la financiera para así evitarte engorrosos intereses de demora o penalizaciones innecesarias.

El plazo de devolución promedio en esta modalidad de financiación es de un mes, aunque en algunos casos puede extenderse hasta incluso dos meses. En algunos casos es posible prorrogar el crédito aunque supondrán gastos adicionales por lo que te recomendamos que estés seguro de que podrás devolverlo en el plazo que hayas acordado con la entidad financiera o bien puedas asumir esos costes adicionales.

créditos rápidos sin nómina ni aval

¿Qué es un aval?

El aval es un contrato mercantil en el que una tercera persona hace de garantía del pago de una obligación. Mientras que no se produce el impago, la figura del avalista permanece en un segundo plano; hasta el momento en que el deudor principal no se hace cargo de sus obligaciones. En ese supuesto, la entidad acreedora del crédito o préstamo podrá reclamar la totalidad de la deuda tanto al deudor principal como a esta tercera persona.

En el sector bancario y financiero, es frecuente recurrir a esta figura mercantil para garantizar el pago de las deudas contraídas con una entidad, como consecuencia de la concesión de un crédito o préstamo. La entidad financiera se asegura que la cantidad dispuesta será devuelta en los plazos acordados ya que, en caso contrario, podrá reclamar indistintamente al deudor o al avalista, que desde ese momento se convertirá, también, en deudor.

En los créditos rápidos, debido a la mala reputación de los avales y de la poca disposición de las personas a contraer este tipo de obligaciones, se ha extendido la creciente opción de ofrecer créditos sin aval ni nómina, por lo que no será necesario que una tercera persona firme avalándonos, sino que bastará con nosotros mismos.

¿Es necesario tener ingresos?

No, no es necesario disponer de ingresos justificados para poder acceder a la financiación en esta modalidad. Si bien es cierto que será más complicado que te concedan el dinero, pues las financieras tendrán que comprobar detenidamente si cumples con sus requisitos. En algunos casos también revisarán que no aparezcas en un fichero de morosos para minimizar cualquier riesgo que pudiera acarrear más problemas tanto para el cliente como para la propia financiera. En cualquier caso, no es imposible y por este motivo te ofrecemos varias opciones para que tú decidas.

La información anterior encaja en el perfil de aquellos usuarios que no dispongan de ningún tipo de ingreso en su día a día. Si este no es tu caso y, por el contrario, percibes algún tipo de prestación, pensión o estás en nómina en alguna empresa o como autónomo, accede a nuestro apartado de créditos rápidos y realiza tu solicitud teniendo en cuenta los requisitos que exija cada entidad.

Requisitos para obtener un crédito rápido sin nómina ni aval

  • Tienes que ser residente viviendo en España.
  • La edad mínima para acceder a la financiación es de 18 años.
  • DNI vigente y una fotocopia por si fuera requerida.
  • Como titular de la solicitud debes disponer de una cuenta bancaria para que puedan depositarte el dinero.
  • Posiblemente comprueben tu historial crediticio para ver que no aparezcas en un fichero de morosos como puede ser ASNEF, RAI o EQUIFAX.

¿Qué ventajas ofrece esta modalidad de crédito frente al resto?

  • No es necesario aportar un justificante de ingresos.
  • No tienes que presentar ni te será exigido ningún tipo de aval.
  • Sin papeleos, únicamente tienes que introducir tus datos personales.
  • Obtienes financiación rápidamente para así satisfacer tus necesidades.

¿Cuándo solicitar este tipo de créditos rápidos?

Como ya habrás podido averiguar, para solicitar este tipo de créditos, deberás encajar en el perfil de desempleado sin ingresos y sin posibilidad de aportar un aval. Si no dispones de ningún tipo de ingreso acreditable deberás endeudarte con cabeza. Independientemente de que te concedan o no el crédito, no olvides que deberás atenerte a los requisitos que imponga la entidad financiera en relación a plazos de devolución y cuotas, por lo que asegúrate bien de que podrás hacer frente a la deuda antes de solicitar la financiación.

Lo último que uno desea es endeudarse todavía más y que se apliquen intereses de demora en el crédito por no devolverlo en los plazos indicados.

¿Qué financiación pueden llegar a proporcionarme?

En la mayoría de financieras ofrecen hasta 300€ para nuevos clientes a devolver en el plazo de 1 mes. No obstante, si cumples con tus obligaciones y retornas el dinero en los plazos establecidos, las financieras te permitirán acceder a una financiación máxima de hasta 800€, debido a que ya tienen referencias tuyas y les consta que te comprometes a realizar las devoluciones correspondientes.

Así, si eres un cliente que suele recurrir a los créditos rápidos y cumples sin problema con la devolución, tendrás más facilidad para que en próximas ocasiones te faciliten la financiación de una forma más rápida y sin complicaciones.